Los archivos de esta publicación están en formato PDF, por lo que necesitará el software Adobe Reader.
Logo PDF

Prólogo

Echando la vista atrás, 1985 fue un año de muchos inicios. En Madrid se firmaba el tratado de adhesión de España y Portugal a la Comunidad Europea; Mijail Gorbachov llegaba al poder con un equipo de reformadores (Yeltsin, Schevardnadze); el gobernador civil de Cádiz abría la verja de Gibraltar para el tránsito de personas, vehículos y mercancías; y salía a la venta la versión 1.0 de Microsoft Windows. Un año como otro cualquiera, con pequeños comienzos para grandes cambios.

Habían pasado ya 15 años desde que la Ley General de Educación de 1970 estableciese unos lineamientos para la atención educativa de "deficientes e inadaptados". Solo unos años después, en 1978, se había puesto en marcha, el "Plan Nacional de Educación Especial" que marcaba un primer avance en la integración de los estudiantes con alguna discapacidad en el sistema educativo ordinario cuyos principios, normalización de los servicios, integración escolar, sectorización de la atención educativa e individualización de la enseñanza, quedaron luego recogidos en la aprobación de la LISMI (Ley 13/1982, de 7 de abril, de Integración Social de los Minusválidos). Estábamos asistiendo al comienzo de una nueva etapa para la educación.

Era 1985, hace ahora 25 años, cuando se publicaba el Real Decreto 334/1985, de 6 de marzo, de Ordenación de la Educación Especial, haciéndose eco de los cambios que se habían producido en las últimas décadas en los países de nuestro entorno y que se reclamaban en nuestro país, dando lugar a un nuevo marco conceptual y un cambio de actitudes en relación a la atención educativa de las personas afectadas "por problemas derivados de deficiencias físicas, psíquicas o sensoriales". Para lograr la total integración social de estas personas este decreto nombraba, como primer paso, la Integración Educativa. Esta norma introdujo conceptos como la inserción completa o parcial en el sistema educativo ordinario, la utilización de apoyos individualizados específicos, el personal especializado y la escolarización en centros específicos solo cuando las capacidades de la persona no le permitiesen su incorporación a un centro ordinario. Se trataba de hacer efectivo el derecho a la educación para todos los ciudadanos. Una pequeña norma, de no más de 25 artículos. Una gran revolución.

A partir del RD de 1.985 es muy profusa la normativa que se ha desarrollado para hacer realidad el complejo proceso de la integración escolar. Leyes como la LOGSE, la LODE o la actual Ley Orgánica 2/2006 de Educación que promueve la Educación de calidad para todos. Reales decretos como el Real Decreto 696/1995, de Ordenación de la educación de los alumnos con necesidades educativas especiales que completa el RD de 1985. Decretos para ordenar la atención a la diversidad en la enseñanza preescolar, en la enseñanza básica, en la Educación Secundaria Obligatoria,… Órdenes para regular la atención a la diversidad en cada comunidad autónoma, los criterios de escolarización del alumnado con n.e.e. y la dotación de recursos para su correcta atención, flexibilización de la escolarización para estudiantes con sobredotación intelectual,... Resoluciones para regular las funciones y prioridades en la actuación del profesorado de apoyo, la escolarización combinada entre centros ordinarios y centros de educación especial, planes de atención al alumnado con necesidades educativas especiales en Formación Profesional, para solicitar y autorizar las medidas de atención a la diversidad, para regular la organización y funcionamiento del Programa de Currículo Adaptado para alumnado de ESO que precisa medidas educativas específicas,… Son muchas y dan una idea de la enorme actividad reguladora que se ha desarrollado en esta temática en estos años. Pero a la vez, una cierta vorágine normativa que hace muy difícil tener una imagen global de a dónde se ha llegado desde aquel inicio de la integración escolar.

Al aprobarse el decreto de 1985 se cruzaba el punto de no retorno. Ese concepto que en aeronáutica significa el punto a partir del cual un avión ya no puede frenar ni retroceder. Solo se puede continuar avanzando. Así, en aquel momento había que avanzar y hacer el camino. La sociedad sabía que había que seguir en esa dirección y que ya no había vuelta atrás. Además de mucha ilusión, había una sensación de certeza ante la incertidumbre.

Según el tango, veinte años no es nada, pero en los 25 años que han transcurrido son muchas las cosas que han ocurrido a favor de la calidad de la educación y de vida de todas las personas, de las que tienen unas y otras capacidades y discapacidades, de las que tienen unas y otras necesidades especiales, y al fin, de toda la sociedad. Son muchos los logros, pero también se han puesto de manifiesto nuevas necesidades, carencias y tareas pendientes. Después de todos estos años tenemos muchas normas, mucha experiencia pero ahora nos faltan muchos datos: de los resultados de las medidas puestas en marcha, del seguimiento de lo que se está desarrollando en las aulas, de lo que dicen las familias, de lo que aprenden los estudiantes, de sus nuevas necesidades, de los programas, medidas y apoyos que funcionan y de los que no.

Los trabajos recogidos en este libro de Actas del VI Congreso TecnoNEEt 2010, dedicado a los 25 años de Integración en España, analizan la formación de los profesionales ante el alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo, el rol de los apoyos y su coordinación. Se recogen experiencias sobre el currículo y la atención a la diversidad y sobre la intervención educativa, nuevas metodologías y buenas prácticas. Se dedica un espacio a revisar las Políticas Educativas. Y fiel a su historia, hay una mirada a las Tecnologías y productos de apoyo, a su implementación en contextos interculturales y de diversidad educativa, social y personal. Tal y como se proponía, recoge un análisis de lo que ha supuesto el desarrollo de la integración escolar en nuestro país y proporciona una imagen fija del momento en el que nos encontramos.

Siempre es un buen momento para reflexionar sobre nuestra práctica y esta es una excelente oportunidad para mirar hacia atrás, ver el camino recorrido, reflexionar, hacer una crítica saludable y fijar las metas hacia las que dirigirse. En estos 25 años hemos aprendido cómo caminar, cómo avanzar y ahora hay que consolidar las buenas prácticas. De aquí en adelante, el reto es hacerlo mejor.

Carmen Alba Pastor
Madrid, 28 de junio de 2010

1ª Edición, septiembre 2010
ISBN: 978-84-693-1781-5
Depósito Legal: MU 1078-2010
Impreso en España - Printed in Spain

Imprime: Mansini Maquetador Gráfico
http://www.mansinimaquetadorgrafico.com/

Maquetación interior: Disacnet Solutions SL
http://www.disacnetsolutions.es/

© De esta edición: Región de Murcia
Consejería de Educación, Formación y Empleo
Secretaría General. Servicio de Publicaciones y Estadística

Promueve:
Dirección General de Promoción, Ordenación e Innovación Educativa.
Universidad de Murcia. Facultad de Educación. Departamento de Didáctica y Organización Escolar.

© De los textos: Los autores.

Logo PCTRM 2007-10
Publicación financiada por la Fundacion Séneca - Agencia de Ciencia y Tecnología de la Region de Murcia en el marco del II PCTRM 2007-10.